Si estás leyendo esta página significa que ya estás inscrito a Curso Genius.

Has visto la presentación del curso, has leído los testimonios en la página web, quizás has experimentado la eficacia de alguna técnica, o puede que incluso hayas hablado con amigos.

Esto es normal: cuando nos ocurren cosas bonitas es normal querer compartirlas con las personas a las cuales queremos.

Yo mismo cuando me inscribí a mi primer curso de memorización, en cuanto llegué a casa empecé a intentar convencer a mi madre para que inscribiera a mi hermana también…

Muchas veces esto es lo que sucede: tú te conviertes en el ídolo de tus amigos por haberles hecho descubrir cómo sacar notas más altas disminuyendo las horas sobre los libros, y ellos deciden en consecuencia inscribirse a Curso Genius.

Una cosa bonita, también porque podréis estudiar todos juntos con el mismo método.

Pero hay veces en las cuales las cosas no van exactamente como las habías imaginado: puede ser que en las semanas sucesivas de haberte inscrito a Curso Genius le hablas muy entusiasmado a tu mejor amigo, te esperas evidentemente que él se contagie también de este  maravilloso entusiasmo, pero en cambio él te contesta algo frío y lejano, o incluso te toma el pelo y te dice: ¡Mira que no es posible mejorar la manera en la que se estudia! La memoria es la que tienes, no se puede hacer nada. O quizás… Te han timado, te enseñarán como mucho dos o tres truquitos de memoria que luego no te servirán para aprobar los exámenes. O también… Si este método funcionase de verdad lo harían todos, ¿no crees? ¡Demasiado bonito para ser verdad!

Y aquí el castillo que te habías construido se te cae completamente encima. ¿Pero cómo? Yo pensaba que había descubierto la mejor cosa del mundo, la clave para dejar para siempre de agobiarme sobre los libros, ¿y en vez de eso él me dice que he hecho mal y que me lo he creído? Me parece que he sido demasiado impulsivo al elegir inscribirme en el momento. ¿Y si después este método no funciona de verdad?

Mejor vuelvo donde vi la presentación gratuita y le digo que no quiero saber nada más.

El miedo, como ya sabes, bloquea la capacidad de razonamiento: lo has experimentado ya seguramente en tu propia piel durante algún examen importante, cuando preso del ansia, no has conseguido recordar toda la información que estabas totalmente seguro de haber estudiado. Decides entonces dejar el curso inmediatamente. Estás en todo tu derecho: hacerlo es super fácil, sobre todo porque no queremos que nadie se sienta obligado a hacer el curso sin ganas o por obligación.

Antes de hacerlo, nuestro deseo es solo aquel de mostrarte un detalle fundamental: si bien recuerdas en el contrato que has firmado, en el punto número 7, está la TOTAL GARANTÍA 100% SATISFECHO O REEMBOLSADO, que te permite frecuentar dos días enteros de curso y (si aquello que aprenderás no te satisface o te parece banal, o por el contrario, demasiado difícil) podrás recoger sin el más mínimo problema cada euro que hayas invertido. Entonces, no adaptes tu pensamiento según las opiniones de los demás, aunque sean amigos de buena fe: no han leído el libro, no han experimentado ninguna técnica en primera persona, no han participado a la presentación gratuita, y no han leído ninguno de los miles de testimonios de estudiantes satisfechos. ¡Experimenta en primera persona! Frecuenta primero dos días de curso, en el caso de que aquello que aprendas no te satisfaga al 100%, tendrás la certeza de poder recibir de vuelta todo el dinero que has invertido. No corres ningún riesgo.

Por el contrario, si estás firmemente decidido de querer rescindir tu inscripción al curso ahora y estás seguro que nada podrá hacerte cambiar de idea, te invitamos a hacérnoslo saber lo antes posible: frecuentar los dos primeros días de curso significa dar 16 horas de clase, tener un profesional de aprendizaje que se dedicará solo a ti durante cada práctica, usar el manual y materiales didácticos que no podrán ser reutilizados. Pero sobre todo quiere decir que habremos ya efectuado el estudio de tu modelo de estudio, analizando los resultados y preparando un plan de intervención específico para tu caso; trabajo que, si ya estás convencido de que quieres cambiar de idea, será realizado inútilmente y habrá requerido horas y horas de tiempo y atención de parte de nuestros especialistas.

Además, como el Curso Genius tiene plazas limitadas (para tener la posibilidad de seguir a todos personalmente) si estás ya seguro de echarte atrás te pido de hacérselo saber antes del inicio del curso, para así no ocupar el puesto de otros estudiantes que estén en lista de espera.

Entonces, si después de haber leído esta página estás todavía convencido a toda costa de querer echarte atrás, pincha aquí y lee que debes hacer. Pero si en vez de esto, tienes solo alguna razonable duda, no dejes que la opinión poco informada de alguno te impida descubrir el método que podrá con todos tus problemas con el estudio, garantizándote las notas que siempre has deseado y dándote  tiempo libre de más para ti mismo.

Espero verte pronto en clase, pero si no fuese así… suerte de todas formas en tu vida y en tu recorrido escolar y profesional.