¿PENSANDO EN PASARTE A LAS RECUPERACIONES?

El día de los finales:

Te levantas más temprano de lo normal aunque te hayas ido a dormir muy tarde para acabar de repasarlo todo, delante del espejo, dando vueltas por la habitación, susurrando en voz baja para no despertar a nadie mientras repites todo el temario de arriba a abajo. 

No estás muy convencido, esperas que las fechas y nombres no sean tan importantes porque no hay manera de que te acuerdes, ¡hecho! te las escribes en la mano y punto sanjado. Claro que necesitaríais tener más manos y brazos que un pulpo para poder apuntarte todas las cosas que parecen haberse borrado de tu memoria mientras dormías.

¿Por qué no habré empezado a estudiar antes?” – te preguntas un poco molesto, pensando que si hubieras repetido 10.000 veces más la información hoy estarías más tranquilo para ir al examen. 

Antes de entrar empiezas a sentir las clásicas mariposas en el estómago, no porque has visto a tu amor platónico pasar justo delante de ti, sino porque escuchas a tus compañeros hablar del examen y preguntarse el temario mutuamente, es ahí cuando te das cuenta que tú no sabes contestar a ninguna de las preguntas que se están haciendo. 

Es entonces cuando piensas “¿Y si finjo un infarto?”. (a situaciones desesperadas, pensamos en medidas desesperadas)

Un poco desesperado entras en el aula y empiezas a leer las preguntas. Miras al de al lado que parece estar escribiendo la segunda versión del Quijote, mientras que tú sigues intentando descifrar el significado de la primera pregunta: “¿Esto lo hemos dado?”

Y finalmente en medio del pánico: “Paso, la dejo para la recuperación”. 

Las recuperaciones, esa semana donde se concentran todas las esperanzas y expectativas de todo estudiante (y de sus padres) por aprobar el curso y no tener que volver a repetir (y a pagar) las mismas asignaturas el próximo año.

Y aunque todavía te quedan algunos exámenes por terminar te prometes a ti mismo que solo te dejarás una para las recuperaciones (cruzas los dedos). 

Con la motivación a tope vuelves a casa y te pones a estudiar “enserio”. 

Coger el libro es un poco como el juego de desojar las margaritas “me quiere, no me quiere”, que en tu caso es “esto entra, esto no entra”. Cuando el tiempo es poco hay que priorizar, si son 700 páginas, haces todo lo posible para reducirlas a 20 como máximo. 

En este caso espero que ya tengas técnicas de lectura rápida y que conozcas los mapas mentales. 

Pero mi objetivo no es desanimarte, sino ayudarte a vivir el mejor verano de tu vida. 

Así que toma nota: 

TIEMPO

Ya se que te gustaría que existiera una máquina del tiempo que te lleve al pasado para que tengas más tiempo para estudiar, pero como todavía no es posible tenemos que buscar otra solución. 

Si tienes poco tiempo pero tienes mucho que estudiar lo primero que tienes que hacer para no seguir moviendo los exámenes a la carpeta de recuperaciones es distribuir inteligentemente ese tiempo que tienes a disposición. 

A. En un calendario apunta todas las actividades fijas que tengas, como clases, visitas al médico, trabajo, etc. 

B. Luego haz una lista con todos los temas que tienes que estudiar por asignatura y cuánto tardas para estudiar cada tema. 

De esta manera tendrás una noción del tiempo que necesitas para estudiar cada asignatura. 

ORGANIZACIÓN

Ahora que ya sabes todo lo que tienes que hacer es el momento de organizarlo. Cada día bloquea una franja del día para estudiar, dado que durante estos días será la actividad a la que más tiempo dedicarás. 

Pero tranquilo, no tendrás que pasarte la tarde entera sentado en una silla porque gracias a los ciclos de estudio puedes organizar tu tiempo de forma fácil y eficaz sin sentir que te falta el aliento. 

¿Quieres saber cómo funciona? 

En el siguiente enlace puedes escuchar el podcast en el que Giacomo Navone, director de Curso Genius y sociólogo, explica paso por paso cómo puedes organizar tu tiempo en base a tus necesidades y ser muchísimo más productivo cuando te pones a estudiar. 

Haz click aquí si usas Android: https://www.spreaker.com/user/genio_in_21_giorni/3-consejo-1-ciclos-de-estudio 

Haz click aquí si usas Apple: https://podcasts.apple.com/es/podcast/3-consejo-1-ciclos-de-estudio/id1445901907?i=1000426107700 

Siento decirte que no puedo hacer el examen en tu lugar y que, aunque no te apetece demasiado, es el momento de sentarte y abrir el libro. 

Si en cambio:

  • Estás demasiado agobiado y cansado de que cada vez que llegan los exámenes se repita el mismo ciclo de siempre.
  • No quieres verte con el agua al cuello una semana antes de los finales
  • Te gustaría aprender cómo concentrarte mejor.
  • Cómo estudiar más rápido y sin esfuerzo.
  • No aburrirte cuando tienes que memorizar fechas y datos concretos
  • Recordarlo todo aún después de haber hecho los exámenes.
  • Y saber hacer todo esto sin tener que hacer apuntes y sin repetir.

En esto sí que puedo ayudarte. 

Si pensabas que la única forma de estudiar es como lo habías hecho hasta ahora y que la única alternativa era nacer teniendo altas capacidades, estás equivocado.

Tú también tienes capacidades y habilidades que has estado desaprovechando todo este tiempo, si quieres descubrir el genio que hay en ti haz click AQUI y olvídate de las recuperaciones por el resto de la carrera. 


Deja una respuesta