Genio se hace, no se nace

Un grupo de neurocientíficos cognitivos han escaneado el cerebro de 23 “campeones del mundo de memoria” (sí, increíble pero verdadero, existe el campeonato del mundo de la memoria), en el intento de descubrir las características atrás de sus resultados increíbles.

Cada uno de ellos es capaz de memorizar el orden de una baraja de cartas mezcladas en menos de un minuto, recordar números de mil cifras o nombres asociados a caras de un centenar de personas a quien han simplemente estrechado la mano por un secundo y mucho más.

 

Durante el estudio, publicado en la revista científica Neuron, los investigadores de la Universidad Radboud en los Países Bajos han empezado con la bioquímica del cerebro, buscando características excepcionales utilizando la resonancia magnética estructural.

 

Para su sorpresa, el escáner ha mostrado que la estructura física del cerebro no era anómala. En cambio, han notado una gran diferencia en los modelos de conectividad del cerebro. En particular, hay un grupo de 25 conexiones que parecían ser bastante diferentes en estos campeones de la memoria.

 

Todos estos “atletas” del aprendizaje han confesado que poseen mnemo-técnicas gracias a las cuales mejorar las propias capacidades de memoria.

 

Esto ha llevado a los investigadores a pensar: ¿Podría cualquier mente a través de una formación tener estos modelos de conectividad perfectamente asimilados y entonces obtener capacidades “sobrehumanas” de memoria?

 

Se han reunido 51 individuos con capacidades de memoria comunes y han realizado un programa de “formación loci”. Esta técnica deriva de los antiguos griegos y romanos, la palabra loci significa “lugares”.

La premisa fundamental es de visualizar un espacio físico, como por ejemplo una calle o un parque, y recordar el lugar de ciertas palabras, objetos o conceptos como “pasear” a través del espacio en vuestra imaginación.

 

La formación ha requerido 30 minutos al día durante 40 días. Antes de la formación, los individuos podían recuperar una media de 25 palabras. Después, han recordado una media de 65 palabras. Seguidamente han realizado una resonancia magnética de follow-up para ver si esas mismas conexiones habían cambiado de alguna manera.

 

El resultado más evidente ha sido un notable aumento de conectividad entre dos regiones del cerebro: la corteza prefrontal medial y la corteza prefrontal dorsolateral derecha.

Estas regiones están asociadas al aprendizaje de nuevos conocimientos.

 

“Es lógico que esta formación haya impactado sobre estas conexiones” sostiene Martin Dresler, asistente profesor de neurociencia cognitiva. “Estas son exactamente las cosas que pedimos a los sujetos que hagan cuando se utiliza el método loci para la memorización”.

 

El concepto entonces es que, a parte de casos excepcionales, nadie nace con una super memoria. Pero cada uno de nosotros puede desarrollarla a través del uso de técnicas muy potentes, que no solo mejoran la capacidad del aprendizaje, sino que cambian también la estructura de nuestro cerebro creando nuevas conexiones.

Este estudio es solo el ultimo de una larga serie que confirma lo que cada alumno del curso Genius ya sabe.

 

¡El método que nos han enseñado para aprender y memorizar es pésimo!

 

¿No es hora de descubrir como poder hacerlo mejor…?

 

Ven a la presentación del curso

Deja una respuesta