MÁS DE 40.000 ESTUDIANTES ESTUDIAN CON LA CERTEZA DE APROBAR TODOS LOS EXÁMENES CON LA NOTA QUE QUIEREN, SÚMATE A ELLOS.

Te hago una pregunta, y me gustaría que me respondieras con total honestidad: ¿cuánto estarías dispuesto a dar para tener la certeza de aprobar con nota CADA examen hasta que terminas la carrera?

¿Cuánto pagarías por tener la certeza de llegar a febrero con todos los exámenes aprobados evitando pasarte otras navidades metido en los libros mientras tus amigos salen a celebrar las fiestas?

Quizás las asignaturas son aburridas, los profesores parecen ponerse de acuerdo para hacerte la vida imposible o quizás no estás completamente satisfecho de los resultados que has obtenido en tu transcurso académico.

Y otro año más te haces miles de promesas sobre que “esta vez será diferente, empezaré a estudiar con antelación para no encontrarme al último minuto con el agua al cuello”.

Pese a todas las promesas, la mayoría de estudiantes universitarios NO consigue cumplir con los objetivos que se proponen. 

Afortunadamente para ti, estoy por revelarte cómo entrar a formar parte de esa pequeña élite de estudiantes que afrontan cada examen con tranquilidad. Esa porción de universitarios que están tan seguros de sacar un diez como lo están que cada día saldrá el sol. 

Descubrirás por qué son tan pocos los estudiantes capaces de respetar sus propios objetivos y superar con éxito cada examen que se avecina, pero sobretodo descubrirás como tú también puedes conseguirlo sin tener que anclarte a una silla y sin tener que renunciar a salir con tus amigos, el deporte, tus hobbies y todo lo que realmente te importa. 

¿Tú, un estudiante que saca un 10 tras otro?

 

Existe un motivo muy claro por el cual cada estudiante empieza el año con la mochila llena de buenos propósitos para cumplir sus objetivos pero en enero se encuentra solo con un puñado de desilusiones. 

Te explicamos el por qué con la ayuda de uno de los mayores expertos en el campo de la psicología, David M. Clark, que ha encabezado numerosas investigaciones para estudiar el impacto del estrés en el cerebro. Las evidencias dicen que:

  1. Cuanto más te empeñas, más te estresas.
  2. Cuando estás estresado las ganas de empeñarte se reducen.
  3. Cuanto menos te empeñas menos ganas tendrás de empeñarte más adelante.

Estas son las principales razones por las cuales el ser humano NO consigue los objetivos que se propone. 

No es una cuestión de empeño, sino en cómo está hecho el cerebro humano. Es decir, cuando te empeñas o te esfuerzas en algo tu cerebro genera una pequeña cantidad de estrés. 

Cuando el estrés aumenta tu motivación empieza a descender en picado como un avión con el motor averiado. Es una cuestión química. 

Cada vez que estudias tu cerebro genera hormonas que te hacen sentir mal y devoran tus ganas de estudiar como un ratón devora un trozo de queso, y si te agobias mientras estudias aumentas el nivel de estrés. 

Esta es la razón por la cual libro tras libro, el estrés aumenta y tienes cada vez menos ganas de estudiar. 

Cuanto menos estudias, menos te estresas (al menos a corto plazo), en cambio si te pasas la tarde mirando Netflix el estrés desaparece. 

Pequeña incisión: NO uses este artículo como una excusa para cerrar el libro y acomodarte en el sofá a mirar series. Dentro de muy poco te revelaré la manera para que disminuyas el estrés cuando tienes que preparar un examen. 

Si dejas que tu cerebro te diga cuando estudiar y cuando no entras en una condición pasiva. Es como si te encontraras en medio de arenas movedizas donde tienes la opción de quedarte inmóvil (no estudiar, en nuestro caso), te entierras más lentamente (vives menos estrés). Sin embargo, si te quedas quieto durante demasiado tiempo estás destinado a hundirte en el fango para siempre sin escapatoria. 

Eso de “no quiero estudiar” se convierte en un hábito y cuantas más tardes sustituyas los libros por el móvil más difícil será centrarte y preparar los exámenes, que con cada día que pasa se van acercando un poco más. 

Si cuentas los días que faltan para que lleguen los exámenes o la entrega de trabajos es normal que solo de pensarlo te empieces a agobiar y a estresar. 

Si te encuentras en enero todavía sin haber empezado a estudiar alguna asignatura es porque tu cerebro te ha embaucado dentro de un círculo vicioso donde la idea predominante es que “para evitar estresarte y estar mal NO tienes que estudiar”.

La intención de «superar con éxito los exámenes» se convierte en un espejismo cada vez más lejano, no obstante hayas empezado con las mejores intenciones del mundo. 

A este punto te alegrará saber que existe un modo para parar este círculo vicioso de “más me estreso, menos estudio”:

Más de 40.000 estudiantes han hacheado su propia mente aprendiendo a sacar 10 sin estresarse. Ahora tú también puedes hacerlo. 

 

Si el estrés causado por el estudio es una cuestión química, ¿cómo haces para recordar las cosas en el examen cuando el cerebro rema en tu contra?

La respuesta viene de la mano Hans Selye, un doctor Austríaco famoso por numerosos estudios relacionados con el estrés:

Cuando vives con la tranquilidad y la seguridad de que “todo irá bien” empeñarte es mucho más fácil. 

Imagina tener la certeza matemática que estudiando una hora durante quince días aprobarías con nota los exámenes, aunque te encontraras con las preguntas más difíciles. 

¿Estarías más motivado para abrir un libro? Estoy seguro que si.

Cuando estudias “sin saber si pasarás los exámenes”, el estrés aumenta…

… en cambio, si estuvieras tan convencido de pasar los exámenes como lo estás de poder respirar el estrés desaparecería. 

Cuando tienes esa seguridad, ese convencimiento, estudiar se convierte en un placer. 

No es más una cosa que tienes que hacer porque sino fracasas, sino que se convierte en un reto que NO causa estrés. 

Te estarás preguntando cómo puedes estar seguro de superar los próximos exámenes como lo estás de respirar, la solución más rápida es la que ya han adoptado otros 40.000 estudiantes universitarios: hablo de los estudiantes que han asistido al Curso Genius.  

Al comienzo de este artículo te hice una pregunta, te pregunté qué estarías dispuesto a hacer para estar seguro de superar todos los exámenes. NO estaba exagerando. 

Cuando estudias aprovechando al máximo las características naturales de tu cerebro y de tu mente, superar los exámenes se convierte en un juego de niños.

La emoción que vives cuando estás delante del examen cambia.

El miedo de quedarte en blanco o bloqueado se sustituye por la seguridad de afrontar con éxito cada una de las preguntas, incluso aquellas que dejarían sin palabras a 9 de cada 10 de tus mejores compañeros. 

Si la universidad se convierte en un agradable paseo está claro que tu vida entera cambia, y no lo decimos solo nosotros, sino los 40.000 universitarios que ya han hecho el Curso Genius y han empezado a superar con éxito cada examen. 

Cuando empiezas a sacar un diez tras otro, y sobretodo, cuando lo consigues SIN ESTRÉS vives tu paso por la universidad de un modo totalmente diferente. 

Si decides que quieres empezar a estudiar sin agobios ni estrés con la confianza y la certeza de aprobar cada uno de tus exámenes acabando la carrera con la misma facilidad con la que bebes un vaso de agua, haz click aquí y empieza ahora!

Deja una respuesta