Estudiar sin subrayar y sin repetir hasta el infinito no solo es posible sino que cuando sabes como hacerlo, es la manera más eficaz y fácil de estudiar. En este post veremos cómo.

Seguramente tú también subrayas cuando estás estudiando del libro. Tal vez has tenido profesores que incluso te han sugerido frases para subrayar mientras estabas en clase. 

Claro que tu intención cuando subrayas es coger las cosas más importantes, descartando todo lo que no te sirve para crear un acceso directo al concepto que estás estudiando. 

Pero en la práctica esto no es lo que sucede. Piénsalo un momento:

  • ¿Has subrayado todo lo que está escrito en el libro exceptuando artículos y preposiciones?
  • ¿Has subrayado sin entender?
  • ¿Has subrayado mientras el profesor daba la clase y después te has dado cuenta de que hay cosas que no habías entendido?
  • ¿Te cuesta distinguir qué información es importante y cuál es secundaria? 
  • ¿Te ha pasado que no recuerdas lo que has subrayado?

SI te has encontrado en alguna de estas situaciones quiere decir que estudiar subrayando, como ya habrás entendido, no es eficaz. 

Es como cuando tienes un bolígrafo gastado. Dado que el primer trazo es muy flojo tienes que repasarlo un par de veces más, después de cinco veces se verá pero es muy diferente a tener un bolígrafo nuevo. Es muy diferente estudiar sin subrayar, teniendo la certeza y la seguridad que recordarás la información sin agobiarte ni estresarte. 

Si en este momento la sola idea de estudiar sin subrayar te parece imposible, no te preocupes. Se debe a que tu método de estudio está desgastado, como el bolígrafo del que acabamos de hablar, sobretodo en esa fase que podríamos definir como la más importante de todas: la comprensión. 

Los errores que te impiden estudian sin subrayar.

Mira este libro: 

como estudiar sin subrayar ni repetir
  • ¿Consigues entender cuál es la información principal al verlo?
  • ¿Te parece que consigues entenderlo mejor por los diferentes colores?

Imagino que la respuesta es no. Efectivamente esto de estudiar subrayando no es un método que tenga una base científica por la cual valga la pena seguir usándolo. El hecho de que lo hayan usado nuestros padres e incluso nuestros abuelos no significa que sea la mejor manera de estudiar. 

Los institutos más avanzados han empezado a enseñar los mapas conceptuales. Este tipo de mapas tiene menos defectos, pero tampoco son un gran aliado para el estudio. Son prácticamente la transcripción de las frases subrayadas del libro en un orden diferente, o sea, un copia y pega sobre el folio. 

La única ventaja de un mapa conceptual respecto a subrayar es la posibilidad de tener las frases del libro ordenadas de otra manera más bonita para ti. 

Mira este mapa conceptual: 

mapa conceptual
  • ¿Consigues distinguir cuál es la información principal?
  • ¿Ves la diferencia entre la información principal y secundaria?
  • Si ahora mismo tuvieras que estudiar derecho constitucional, ¿crees que un mapa de este tipo te ayudaría a comprenderlo mejor?

También en este caso la respuesta es no. Respecto a subrayar no hay demasiadas ventajas por ello ningún experto en aprendizaje te aconsejará usar mapas conceptuales y si alguien lo aconseja es porque no es verdaderamente un experto curtido en el tema.

La forma más eficaz para estudiar sin subrayar.

La técnica por excelencia más eficaz para aprender cualquier información de un texto y estudiar sin subrayar son los mapas mentales. 

Te puedes dar cuenta en un solo golpe de vista de las enormes diferencias con un mapa conceptual. 

Mira este mapa:

  • Es comprensible para cualquier persona, en este caso también tienes que saber inglés pero a simple vista ya te haces una idea de todo. 
  • Es muy fácil reconocer la información más importante y distinguirla de la que es secundaria, mira las ramas. 
  • Los colores y dibujos hacen que estudiar sea más divertido y eficaz. 
  • Los colores y dibujos también fomentan la memoria visual, que supone un 83% de nuestra memoria.
  • No hay frases, solo palabras clave, es decir, palabras que en nuestra mente abren conceptos mucho más amplios.
  • Si no has entendido lo que estás estudiando NO PUEDES HACER EL MAPA. Es imposible resumir un concepto en una sola palabra si antes no lo has entendido bien. Por eso el mapa mental te obliga a entender y a permanecer concentrado.

Estas son solo algunas de las ventajas de un mapa mental respecto a cualquier otro método para organizar la información. Su eficacia se basa en que aprovecha las características naturales de nuestra memoria, como la memoria visual, fomentando un mejor aprendizaje, mucho más activo. Nuestra mente funciona con imágenes, no puede recordar palabras, en sentido de grafías, sino que todo lo transforma en una imagen. 

Es una técnica evolucionada, fruto de la investigación de los mayores expertos en aprendizaje. El motivo por el cual es tan eficaz para cualquier información y cualquier persona es porque se basa en el funcionamiento del cerebro. 

Resumir 30, 40 o 50 páginas de un libro en un único folio, organizar la información siguiendo los principios de la mente marca un antes y un después y solo esto te permitirá estudiar sin subrayar y memorizar la información más rápidamente. 

Te recomiendo profundizar el aspecto de los mapas mentales porque son la evolución del aprendizaje y pueden significar una superación enorme en tu estudio y consecuentemente en tus resultados. 

Puedes encontrar información al respecto en cientos de libros y cursos dedicados específicamente a este tema, aunque te aconsejo confiar en quien tiene más experiencia y ha obtenido más resultados. El Curso Genius, a día de hoy es el curso más difundido en todo Europa y ya son miles las personas que utilizan este método, ahora presente en 5 países: Italia, España, Reino Unido, Estados Unidos y Suiza. 

Aquí encontrarás los testimonios certificados de muchos de nuestros alumnos, estudiantes que como tú un día decidieron no conformarse y transformar sus resultados. También puedes venir a visitarnos y asistir a una clase gratuita. No te imaginas de todo lo que puedes conseguir cuando aprendes a usar tu mente como un creador de resultados.