LA LECTURA RÁPIDA, ¿UNA ESTAFA O UNA REVOLUCIÓN?

Si alguna vez has escuchado hablar de “lectura rápida”, quizás has pensado:

“¿Será realmente posible leer más rápido o será un engaño más?”

Imagina todas las cosas que podrías hacer con el tiempo extra que ganarías si leyeras más rápido tus libros de la universidad, o todo lo que podrías aprender de esos libros que tienes guardados desde hace tanto tiempo. 

Déjame que responda a esa pregunta de una manera científica y exacta, como me gusta hacerlo.

Haz un poco de memoria e intenta recordar cómo aprendiste a leer:

Al principio te enseñaron las letras, después te enseñaron a unirlas, primero las sílabas y finalmente has conseguido leer una palabra completa a la vez. Paso a paso has aprendido a leer cada vez más rápido, hasta que te has encontrado con un límite. 

¿Pero cuál es el límite?

El límite en la velocidad de lectura deriva de la cantidad de palabras que puedes leer simultáneamente en la mente, no en voz alta dado que en así solo puedes leer una palabra a la vez mientras las pronuncias, siendo consecuentemente más lento que cuando lees mentalmente.

Cuando lees mentalmente tu velocidad es de 250 palabras por minuto, es decir, que al mismo tiempo solo puedes leer 3 palabras a la vez y esta es una gran limitación porque aunque intentes mover el ojo más rápidamente en las siguientes 3 palabras, la velocidad no aumentará significativamente. 

En cambio, podrías leer muchas más palabras a la vez. Piensa que si llegaras a leer tan solo 6 palabras a la vez en lugar de 3, automáticamente reducirías más de la mitad del tiempo que tardas en leer tus libros. 

¿Sabías que expertos en lectura rápida como Anne Jones, seis veces ganadora del Campeonato Mundia de Lectura Rápida, consiguen leer a la velocidad de 4.251 palabras por minuto?, esto significa leer un libro de 300 páginas en 25 minutos.

Imagina si pudieras leer todo el temario de una asignatura en tan solo 25 minutos. 

En resumen, la respuesta a tu pregunta es SI, definitivamente puedes aprender a leer mucho más rápido.

 

¿Qué es la lectura rápida (realmente) y por qué es tan importante?

Pocas personas saben que la lectura rápida no nace como una herramienta de aprendizaje sino como una herramienta de guerra hacia finales de la década de 1950.

De hecho, fue desarrollado por el ejército estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial para aumentar la capacidad ocular de los pilotos de aviones, quienes en tan solo unos segundos tenían que capturar todos los detalles visuales posibles que se encontraban en la amplitud de su campo visual durante el vuelo.

Con el tiempo esta técnica militar ha sido difundida a muchos otros ámbitos y hoy se ha popularizado con numerosas aplicaciones para smartphones y cursos. En los últimos años, uno de los expertos que ha contribuido a la difusión de la lectura rápida ha sido Tony Buzan con sus diversos textos, incluido “Lectura Rápida”, uno de sus grandes clásicos. Muchos autores y académicos han hablado de ello porque hoy, con la velocidad con la que continuamente recibimos nueva información, saber cómo procesarla eficaz y rápidamente es indispensable, tanto en el estudio como en el trabajo.

¿Puedes aprender la lectura rápida de un libro?

Cualquiera que me conozca sabe que soy alérgico a pensar que algo es «imposible».

Aunque teniendo en cuenta las estadísticas que nos han dejado todos estos años de enseñanza en el campo del aprendizaje, puedo decir que no hay demasiada probabilidad de poder aprender a leer con rapidez un libro.

Es como ir al gimnasio: si quieres perder peso o ganar músculos tienes que ir al gimnasio y entrenar con alguien que sepa guiarte para que hagas los ejercicios correctamente, al menos al principio. ¡No puedes esperar obtener resultados simplemente leyendo un libro sobre cómo entrenarte!

¿Cómo se hace para leer más rápido?

Para leer más rápido tienes que entrenarte haciendo 3 tipos de ejercicios.

1. Ejercicios para entrenar la musculatura ocular: tienes que entrenar el ojo a deslizarse más rápido sobre las líneas de la página, logrando mantener la velocidad durante más tiempo. En otras palabras, no solo debes entrenarlo para que vaya más rápido, sino que tienes que mantener el ritmo durante varios minutos consecutivos.

2. Aún más importantes son los ejercicios para ampliar el campo de percepción, es decir, la cantidad de palabras en las que puedes enfocarte, que consigues leer con precisión manteniendo la vista fija. Ese es tu campo de percepción, que es muy diferente al campo visual. La diferencia radica en que el campo visual es es el espacio que percibes cuando el ojo está inmóvil que no necesariamente se ve enfocado, sino que a veces se ve borroso.

3. Por último los ejercicios más importantes son los que sirven para entrenar la velocidad de percepción, que es el tiempo que pasa desde el momento en que el cerebro ve una palabra o frase hasta el momento en que entiende lo que significa y logra darle un sentido.

Claramente, al igual que en el gimnasio, cuanto más entrenas, más resultados verás. Cuanto más desarrolles los músculos oculares para que fluyan rápidamente y captar más porciones de texto y darle un significado completo rápidamente, transfiriendo la información rápidamente a tu mente, y puedas desplazarte más rápido por la página mientras entiendes lo que estás leyendo.

Para empezar a mejorar tus resultados y comprobar que la lectura es una habilidad más que se puede dominar y mejorar te propongo empezar por eliminar los errores más comunes que están ralentizando tu velocidad de lectura: 

  • Fragmentar las palabras: deja de separar las palabras en sílabas.
  • Mover la cabeza para leer: es un clásico, ¿lees con la cabeza o con los ojos?
  • Vocalizar los sonidos ya sea mental o verbalmente: intenta acallar tanto como sea posible esa vocecita que va repitiendo cada palabra mentalmente mientras lees. 
  • Un exceso de fijaciones oculares: detener la vista en cada palabra que lees.
  • Retroceder y releer por falta de concentración.
  • No tener claro de qué va el texto que estás leyendo: la lectura está muy ligada a la comprensión, si no entiendes lo que lees o estás un poco perdido es más probable que vayas más lento. 
  • No haber calentado los músculos oculares.

 

¿Puedo aprender la lectura rápida con un curso presencial?

Como habrás adivinado por lo que te acabo de decir, si quieres hacer un curso basado solo sobre estos ejercicios mecánicos te recomiendo ir con cuidado porque aunque puede ser muy útil estimular el ojo para leer más rápidamente si lo que lees no lo entiendes y no puedes procesarlo en tiempo real ¿de qué te sirve saber mover los ojos rápidamente?

Por esta razón, en el Curso Genius, la parte correspondiente a los ejercicios de entrenamiento ocular es solo una pequeña parte de los contenidos del curso porque nos hemos dado cuenta de que con estos ejercicios mecánicos puedes conseguir que el ojo sea más rápido, pero si no puedes mantener o mejorar tu nivel de comprensión, ¡estás perdiendo el tiempo!

La Lectura Estratégica®

Por esta razón, en Curso Genius hemos desarrollado y patentado un método de lectura propio, al que hemos llamamos Strategic Reading®. Es el único método que te asegura que puedes estudiarlo todo aumentando tu rendimiento adaptándose a los diferentes tipos de textos con los que te encuentras porque no es lo mismo leer un libro de geometría, análisis, o de termodinámica, un libro de derecho penal, anatomía o una novela.

Así nace Strategic Reading®, para guiarte en la configuración del estilo de lectura apto para ti en función de las circunstancias, del tiempo que tienes y del objetivo que quieres alcanzar.

Si lo que te interesa es causar buena impresión con los amigos y decir que «lees un libro al día», eres libre de hacerlo, aunque tu estudio no se beneficiará mucho.

Si, en cambio, estás decidido a hacer un cambio definitivo en la velocidad de lectura, pero sobre todo en tu capacidad para aprender y recordar lo que estás estudiando a largo plazo… entonces te invito a reservarte una plaza para la presentación gratuita AQUÍ. Uno de nuestros docentes se pondrá en contacto contigo lo antes posible para concertar una cita y explicarte cómo funciona.

Deja una respuesta